Fiesta de Benefactores

GRACIAS QUERIDOS BENEFACTORES.

En el evangelio encontramos la llamada de Jesús a sus discípulos, hombres humildes y sencillos a quienes el Señor los invita a ser pescadores de hombres; dejando todo aquello que les pueda impedir realizar tan gran misión “El que ama a su Padre o a su Madre más que a mí no es digno de mí…el que pierda su vida por mí, la encontrará” (Mt 10, 37-39) más sin embargo la infinita providencia de Dios nunca abandona a quienes le sirven, tanto así que permite encontrarnos en el caminar vocacional con personas que expresan su cercanía y apoyo y quienes con el pasar del tiempo se convierten en nuestra segunda familia; “Dios no ha llamado a sabios ni a ricos”, y aun así no permite que nos falte nada.

Es por esto que en estas cortas líneas quiero expresar un agradecimiento muy especial a nuestros benefactores, personas de un corazón generoso que comparten de sus bienes a quienes hemos decidido seguir al Señor; son ustedes quienes hacen posible que muchos de nosotros continuemos nuestro camino de respuesta al Señor.

Muchos de los que hemos sido llamados a dar una respuesta al Señor en el camino vocacional, en algún momento expresamos nuestro miedo por la falta de recursos para poder sostener económicamente esta respuesta; pero hay una frase que repiten sacerdotes y seminaristas que ya habían vivido esta experiencia “un seminarista puede dar un paso al costado en el camino vocacional por muchas razones o circunstancias concretas…pero nunca por la falta de recursos económicos” y creo que hasta el momento -hablo en nombre de todos los que hacemos parte de esta casa de formación-  lo hemos experimentado vivamente con la generosidad y apoyo incondicional de ustedes queridos benefactores.  Una gran deuda tenemos con ustedes, y creo que la mejor manera de saldarla es dando un testimonio de Cristo vivo, convirtiéndonos en verdaderos pastores que apacienten el rebaño del Señor y que ofrezcamos nuestra vida por la salvación de muchos hombres.

Con alegría hacemos un pequeño homenaje a ustedes queridos benefactores y expresamos por medio de ello nuestro más sincero agradecimiento; Gracias, mil Gracias por apoyar nuestra casa de formación, gracias por mostrarnos que no estamos solos, gracias por ser parte de nuestro caminar. No sobra decir que siempre están en nuestras oraciones, aunque todos los lunes es el día privilegiado para orar y ofrecer la Eucaristía por ustedes, siempre están en nuestras intenciones personales.

Para quienes leen este articulo hay una manera muy especial también de convertirse en benefactores de nuestro seminario; haciendo el compromiso de orar siempre por esta casa, por los Padres formadores, los seminaristas, nuestros empleados y todos los que de una u otra forma nos integramos a este proceso, no se cansen de orar y de pedir al Señor “que envié trabajadores a su mies” (Mt 9,38).

Dios siga bendiciendo y  multiplicando todo lo que hacen por nosotros quienes seguimos a Cristo buen Pastor.

Duván Castiblanco - II Teología 

Contáctenos


Dirección
Carrera 25 No. 3-02.
Barrio Julio Caro.  
Zipaquirá, Cundinamarca, CO

Celular
3228499838

Teléfono Fijo
(091) 852 2680

Correo Electrónico
semayorzipa@gmail.com